Nómada, hedonista, idealista, humanista, sensible y romántico. No soporta la ciudad tecno-industrial ni las dinámicas sociales. Esta sociedad infrahumana y tecnocrática le produce erisipela galopante. Se siente perdido tratando de encontrar su verdad y su espacio. Está convencido de que el ser humano no es libre y de que existe una conspiración para esclavizarlo. Cree en el fenómeno ovni como base de nuestra propia genética ancestral y piensa que la tierra está en cuarentena y que somos una granja humana. Le apasiona el cine de autor, la historia y las antigüedades. Vive sin oficio ni beneficio.

Introduce una respuesta