Licenciada en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Teoría y Práctica de las Artes Plásticas Contemporáneas. Su formación artística se nutre en cursos, seminarios másteres y talleres desde el año 1985 hasta la actualidad, pues su último taller de acuarela data del mes de febrero de 2016. Desde el año 1984 mostrado su obra en veintiocho exposiciones, veintiuna de ellas colectivas y siete individuales, y ha recibido dos premios, uno del ayuntamiento de Leganés y otro de la Comunidad autónoma de Madrid. Participa en conferencias, ponencias, jurados de premios culturales, imparte cursos, y vive intensamente su arte creativo. A pesar de esa actividad frenética le queda tiempo para desarrollar su trabajo como Jefa de la Unidad de Actividades culturales, formativas y deportivas del Ayuntamiento de Madrid en el Distrito de Moncloa-Aravaca.

Participó con una ponencia titulada: Clasicismo y modernismo en la tertulia EL ARTISTA Y SU MUNDO.

La ponencia pretendía buscar un espacio de reflexión para la pintura a través del análisis de las obras de Rothko quien anhelaba crear un encuentro inmediato corporal,  pero sobre todo espiritual.

Rothko ha optado por producir no solo pinturas sino espacios para compartir, un espejo en el que mirar, quizá es más evidente en un cuadro representativo porque evoca un número determinado de formas, pero en un cuadro abstracto ese poder de evocación, de actuar de espejo, se refiere al hecho de producir espacios que antes no eran vistos. La decisión de Rothko se refiere precisamente a borrar la memoria, a intentar ver como se vé, cómo se mira, sus cuadros son una forma de meditación, una forma de ganar otro espacio de visión. Por eso en sus obras la relación lógica que establecemos con las obras, se pone en entredicho, la forma en qué miramos, lleva al extremo la condición que nos relaciona con la perspectiva renacentista, se pone en cuestión nuestra percepción.

Con los elementos básicos de mirar, nos muestra que mirar es una construcción cultural, desnuda la visión para pensar sobre ella. El artista crea el espacio de la creación…

En mi opinión la actitud de pausa, de apertura, a veces asombro y siempre ineludiblemente de interés , es la que precisa el arte en general, y muy en particular… la pintura… para transportarnos a ese otro mundo sensible, ese otro universo que es la materia del Arte…

Algunos cuadros de Esther Plaza:

 

Avistando islas

 

Brotes del tiempo

 

Jardín de brotes

 

Jardín de la tundra

 

 

Introduce una respuesta