Inició su vida laboral a los 19 años en un salón de peluquería propio. Un trabajo muy creativo, y a la vez tan estresante, que desempeñó durante cinco años. En aquel momento, aprovechando sus estudios de secretariado y una buena posibilidad laboral, pasó trabajar por cuenta ajena en un importante grupo editorial como Secretaria de Dirección. Veintitrés años más tarde la crisis puso un ERE en su vida y pasó a engrosar la lista del desempleo.

Introduce una respuesta