Corría el año 67 del siglo XX. Se celebraba la maratón de Boston. Como no existía normativa que lo prohibiera, una mujer, Kathrine Virginia Switzas, se infiltró entre los atletas. Para evitar suspicacias se había inscrito, como otros hacían, con sus iniciales K. V. y su apellido, Switzas. Un hombre de espíritu machista intentó […]

Leer más →