Queridos vecinos, queridos amigos: bienvenidos a la decimoctava tertulia de los Jueves Culturales. La dedicamos al trato a los animales en la ganadería industrial.

Nos acompañan Juan Manuel Arenas, ingeniero agrónomo y experto en la trayectoria vital y productiva de la ganadería industrial.

Juan Manuel Arenas tuvo un largo recorrido como asesor técnico en explotaciones ganaderas entre los años 1985 y 1999. Desempeñaba esa profesión cuando en el año 2000 fundó, aquí, en Velilla, la primera clínica veterinaria Vereda Nueva, que después amplió con otra en Torres de la Alameda y una más en Loeches. Actualmente dirige las tres, y también preside la Asociación Jueves Culturales. Y añadiré algo más, a él, y a nadie más, habría que atribuirle la fundación de los Jueves Culturales, idea que le rondó varios meses por la cabeza, y la machacó tanto, y la repitió tantas veces que un día, y se hizo tan pesado y al mismo tiempo tan cortés que más por no oírlo más que por convencimiento acepté pensar con él y con Ángel, Antonio, Gabriela y Fani, que de inmediato se unieron, a pensar cómo expandir la sabiduría de nuestros vecinos mediante una tertulia periódica. Juan Manuel se instaló en Velilla en 1991, el mismo año que yo, pero no lo conocí hasta que coincidimos, unos años más tarde, en el Club de Bicicleta, donde, por cierto, él también era presidente.

Y nuestro invitado de fuera, que se desplaza desde Madrid, forma parte de la élite de los veterinarios reconocidos de España. El nombre de Francisco Cubillo no es ajeno en el ámbito de la profesión. Francisco Cubillo ha desarrollado su actividad profesional durante veintiocho años en el mundo del trayecto vital del animal, nacimiento, nutrición y muerte. Los últimos quince ha sido Director Comercial de Compañías nacionales e internacionales, y está al día de todos los procesos de trato y maltrato en la producción de carne. Sus conocimientos son amplísimos, y su don de palabra elegante y preciso. Estamos ante un profesional muy competente, capacitado, desenvuelto y diplomático para analizar situaciones y ponerlas en su lugar.

Formamos la especie humana siete mil millones de personas, de los que unos seiscientos millones, la mayoría de ellos en la India, son vegetarianos. Por eso, porque somos tantos, nunca antes en la historia se habían destinado tantos animales a la alimentación. Según estadísticas de la ONU, cada año la ganadería industrial envía al matadero a un número de animales de granja equivalente a diez veces la población humana del planeta Tierra. Por eso hay quien considera que la ganadería industrial es la principal causante de maltrato animal, pero otros, sin embargo, piensan, sin más, que se trata de una importante fuente de alimentación para el hombre.

Hay quien considera que estos animales son seres sensibles con deseo de vivir a los que sus vidas les son robadas, otros, sin embargo piensan que también le robamos la vida a las lechugas, a los garbanzos, a las fresas y a la col, violentamente separada de la tierra que las nutre…

La palabra vegetariano apareció en inglés a mediados del siglo XIX propiciada por la Vegetarian Society. Antes se hablaba de dieta vegetal o de dieta Pitagórica, que era la practicada por los seguidores de Pitágoras.

Los vegetarianos consumen productos animales como leche o huevos, que no exigen la muerte del animal. Los veganos, sin embargo, solo productos de la vega una vez separado el fruto de las raíces que le dan vida antes de que muera podrido en la tierra que también le dio vida. (Espero que comprendan que estoy ironizando)

El exbeatle Paul McCartney sigue una dieta vegetariana y es un firme defensor de los animales. El que fue presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, decidió comer vegano por razones de salud a sus casi 70 años, y dice sentirse muy bien. Una de las estrellas más conocidas de Hollywood, Brad Pitt, además de vegano dicen que le molesta que alguien coma carne delante de él.

Una mirada de cerca a la ganadería industrial podría transformarnos en veganos, una reflexión más firme, sin embargo, bien podría servir para entender que una alimentación completa es un bien.

Processed with MOLDIV

Introduce una respuesta