PRESENTACIÓN

Gabriella Lichner y Estefanía Fernández

Gabi: Queridos vecinos, queridos amigos: buenas tardes y bienvenidos a la tertulia de hoy, El reto de las nuevas tecnologías. Contamos con dos ingenieros, uno especialistas en ordenadores, Antonio Elcid, y otro en sonido, Luis García, y ambos con un profundo conocimiento en sus especialidades.

Fani: Nuestro invitado Antonio Elcid vive en Loeches y es un apasionado a la ciencia en general y a la física en particular. Antonio Elcid es especialista en informática desde hace más de 30 años y ahora Jefe de Proyectos en Tech Computer, empresa de consultoría y desarrollo de software orientada a las Pymes, un mundo en permanente cambio del que dijo en una ocasión: Ahora que empezaba a conocer las respuestas, me cambian las preguntas.

Gabi: Nuestro invitado Luis García reside en Velilla desde hace décadas y es Jefe de Instalaciones de RTVE. Su especialidad es la Alta Fidelidad. Su profesión es al mismo tiempo una pasión. Luis García es, casi con toda seguridad, uno de los grandes especialistas en sonido, por dedicación y por apasionamiento. Colabora con Ars-Sonum, empresa líder de alta fidelidad que fabrica el amplificador Filarmonía, recomendado por las revistas Stereophile y Forbes

Fani: ¿Cuántas actividades de hace solo unos años realizamos con nuevas técnicas?

Gabi: Cada vez con más frecuencia escribimos con teclados y pantallas, y no con lápiz y papel.

Fani: Cada vez con más frecuencia leemos periódicos en pantallas, y no en enormes hojas sir grapar.

Gabi: Cada vez con más frecuencia usamos el correo electrónico, y no papel de carta y sobres timbrados.

Fani: Cada vez con más frecuencia jugamos en una pantalla, mientras los juguetes tradicionales quedan algo arrinconados.

Gabi: Cada vez con más frecuencia vemos películas y documentales en una pantalla de ordenador, y no en salas de cine.

Fani: Cada vez con más frecuencia guardamos nuestros documentos personales en carpetas y subcarpetas en vez de cajones y archivadores.

Gabi: Y todavía nos gustan los libros en papel, pero las generaciones que nos siguen probablemente lo verán como un gesto exótico.

Fani: ¿Quién iba a imaginarse que íbamos a tener todos en casa, incluso en el trabajo, o en el parque sentados en un banco millones de libros gracias a la conexión wifi?

Gabi: ¿Quién iba a imaginarse que tendríamos, sin haberlo pedido, una biblioteca diez veces más grande que la de Alejandría y por supuesto mayor, con todo el respeto, que cualquier biblioteca de barrio?

Fani: La mejor enciclopedia del mundo, La Británica, constaba de 32 enormes volúmenes de letra pequeña que se vendían a finales del siglo pasado por medio millón de pesetas, y se renovaba cada cuatro o cinco años.

Gabi: La mejor enciclopedia del mundo de ahora, Wikipedia, más de trescientos volúmenes si estuviera en papel, está a disposición de cualquier usuario, se renueva día a día y podemos consultarla desde ese potentísimo artilugio que llevamos, casi por obligación, en el bolsillo.

Fani: Y ese mismo artefacto, que se ha convertido en imprescindible, almacena nuestros libros, nuestra música, nuestras fotos, y conecta inmediatamente con cualquier ciudadano del mundo, que podemos ver de inmediato en la pantalla. Y día a día nos sorprende con una nueva aplicación.

Gabi: Habría que cambiarles el nombre. Ya no son teléfonos inteligentes, sino miniordenadores íntimos y potentes que obedecen servilmente a una secuencia de instrucciones, máquinas universales cuya especialización depende del software que se le carga. Toda su inteligencia reside en el programador o equipo de programadores.

Fani: Procesamiento, almacenamiento, dispositivos de entrada y salida… Esta mini arquitectura crece y crece… ¿Hemos llegado al final del recorrido?

Gabi: Cabe pensar que no. A lo mejor se pueden integrar, como sucede en el cerebro humano, las funciones de procesamiento y memoria.

Fani: ¿Se podrá aumentar el rendimiento del sistema en forma gradual hasta conseguir una poderosa supercomputadora con sentido común?

Gabi: Un sentido común que es el menos común de los sentidos, porque con sentido común tal vez no habríamos llegado donde estamos.

Fani: Y añadiré algo más: el éxito no depende de su valor como innovación, sino también, y sobre todo, de la viabilidad comercial y de las necesidades sociales.

Gabi: A ver lo que nos dicen nuestros invitados.

 

Los puestos de trabajo ante los cambios tecnológicos

Antonio Elcid

Vivimos en una sociedad altamente tecnificada (al menos el llamado Primer Mundo) y ahora más que nunca se abren ante nosotros expectativas de cambios a tal velocidad, que van a exigir de todos nosotros una profunda reflexión social y una velocidad de reacción a la que no estamos acostumbrados.

La inteligencia artificial, el Big Data, la conectividad total, el desarrollo de la nanotecnología y la robótica van a dar una vuelta a no solo a nuestro modelo de sociedad, sino también al propio concepto de ser humano en el futuro.

Algunos de los cambios los vamos a sentir muy pronto. Según algunos estudios el 47% de puestos de trabajo en EEUU y el 77% en China, peligran por la posible sustitución de la mano de obra por sistemas inteligentes y robots. De hecho, el Comité del Parlamento Europeo para Asuntos Legales acaba de aprobar una moción para garantizar un status legal a los robots más sofisticados, a los que se otorgaría la condición de “personas electrónicas”.

Tecnomaníacos y tecnófobos nunca se pondrán de acuerdo en el concepto de “progreso” y mientras tanto nosotros … ¿en qué orilla nos situaremos, en la de la de la élite de técnicos y creadores de contenidos o en la de la masa cuyo trabajo haya sido sustituido por un software o una máquina y se mantenga, a base de drogas, con una pensión pagada por impuestos sobre los robots?

La evolución tecnológica de la audición musical

Luis García García

Las nuevas tecnologías provocan la desaparición de algunos oficios o la necesidad de adaptación.

Respecto a la música, una gran mejora de la calidad se produce por el aumento del margen dinámico, y a la vez una gran pérdida de éste porque se comprime e iguala el volumen. Se está produciendo dos formas de distribuir la música en baja y en altísima calidad.

En lugar de CD o descarga en disco de MP3, se tiende a escuchar conectado a internet con todo el catálogo de música gratuito. Supone gran dificultad para el músico vivir de ello al mismo tiempo que surgen grandes oportunidades al tratarse de un mercado global.

Formas nuevas de audición: PodcastAdict, Tunein,  Spotify, iTunes, DiscoGS, JunoDownload, BandCamp, Deezer, Tidal, HDtracks, Qobuz, 2L, Android TV, Raspberry PI, …

Introduce una respuesta